Ir al contenido principal

Feminismos. Día de la Mujer Negra Latinoamericana: seis historias actuales que representan la misma lucha



Por Catarina Barbosa



El cabello, el color de la piel, la forma de vestir. El comienzo del prejuicio experimentado por las mujeres negras se siente, por primera vez, principalmente en la infancia, un momento en que a menudo no es posible ser consciente del racismo.

Este sábado 25 de julio se celebró el Día Nacional de Tereza de Benguela y la Mujer Negra. La fecha instituida por la Ley 12.987 / 2014 es una forma de reconocer la fuerza de este liderazgo popular, que resistió la esclavitud en las comunidades negras e indígenas durante casi dos décadas.

La lucha de las mujeres negras proviene de hace mucho tiempo. Brasil de Fato entrevistó a seis mujeres que, a pesar de tener diferentes historias de vida, tienen cosas importantes en común, como la lucha diaria contra los prejuicios, la criminalización por el color de la piel y una lucha eterna por la igualdad de derechos.

De Maranhão a Pará

Elionete Silva es asistente de contabilidad y nació en Apicum-Açú, un municipio ubicado en el estado de Maranhão. A los 10 años, sufrió su primer ataque racista. En ese momento, se sintió triste, pero años más tarde se dio cuenta de que era un mal estructural en la sociedad en la que vive.

«En ese momento no entendía cómo era el racismo. Hoy lo entiendo. Estaba en la escuela y me dijeron que mi cabello no era hermoso y que tenía que alisarlo. Eso en la escuela primaria y yo era solo una niña. Cuando salí de la escuela sentí que tenía la obligación de alisarme el pelo para parecerme a mis compañeros de clase «, recuerda.

Actualmente, Elionete vive en Belém y dice que los actos de racismo no solo se combaten todos los días, sino en todo momento, porque las dificultades van desde ingresar a una tienda y ser ignorado por el asistente hasta ser considerado sospechoso de robar algo por el color de tu piel.

Otro país, el mismo prejuicio

En el otro lado del mundo, Ruth Guichard, brasileña, administradora y politóloga, que ha vivido en Burdeos, Francia durante 3 años, recuerda que también experimentó racismo por primera vez en la infancia.

Ella dice que los comentarios también estaban relacionados con su apariencia. Hablaron tanto sobre su cabello que se sintió fea.

«Me puso tan mal que creó una inmensa necesidad de cambiar mi apariencia. Estaba tan avergonzado de mi cabello que mi primer alisado químico fue a los 11 años y continué con estos procesos hasta los 27 años. Fue como si intentara tener otro». Me di cuenta, solo, que era racismo cuando comencé a leer y escuchar conferencias del movimiento negro durante el período juvenil «, recuerda.

Para ella, ser una mujer negra en cualquier parte del mundo es muy desafiante y a menudo doloroso. «Soy una mujer negra con piel clara, hoy con cabello con rizos más flojos, así que soy, digamos ‘más aceptada’, pero el racismo siempre está presente. Necesito estar constantemente al tanto de lo que me pongo para no ser demasiado sensual, cuidar mi maquillaje para no sé demasiado vulgar «, dice ella.

Además del prejuicio, Guichard dice que fue ampliamente criticada por casarse con un hombre blanco. «He estado casado durante nueve años. Cuando lo conocí, sufrí muchas críticas. Por un lado, dijeron que no podía estar con él porque era una forma de blanquear a mis descendientes. Por otro lado, dijeron que solo estaba conmigo porque ‘ a estos extranjeros les gustan las mujeres como tú «. En el campo profesional, las mujeres negras debemos estar atentas en todo momento y trabajar más duro que las mujeres blancas para mostrar nuestros valores y capacidad intelectual. Incluso debemos estar atentos para mostrar o decir todo lo que es importante porque no tendremos una segunda oportunidad, si no aprovechamos la primera «.

El orgullo de ser quilombola

La ley que establece el 25 de julio como el Día Nacional de Tereza de Benguela e da Mulher Negra honra a un liderazgo quilombola que vivió en lo que ahora es el estado de Mato Grosso, durante el siglo XVIII.

Tereza era compañero de José Piolho, un líder de Quilombo do Piolho, también conocido como Quariterê, ubicado entre el río Guaporé y la ciudad de Cuiabá (MT).

Después de que José Piolho fue asesinado, se convirtió en la reina del quilombo, la más grande que ha tenido el estado de Mato Grosso. Hay quienes dicen que Tereza de Benguela se suicidó después de ser capturada por bandeirantes a instancias del gobierno de la capitanía, alrededor de 1770. Otros dicen que fue asesinada y que su cabeza quedó expuesta en el centro del quilombo. El hecho es que resistió la esclavitud durante dos décadas. Y su historia, incluso hoy.

En Pará, uno de los coordinadores de la Asociación de Residentes y Productores de Abacatal y Aurá (AMPQUA), Vanuza Cardoso conoce bien el significado de resistir y se enorgullece de ser negra y quilombola. «Es un gran agradecimiento a mis antepasados, a mis antepasados ​​que resistieron mucho para que hoy tengamos un mínimo de libertad, porque no somos libres, aunque el país, el estado quería presentar esto, no somos libres», dice.

Al igual que las otras mujeres mencionadas en el informe, Vanuza también experimentó prejuicios raciales cuando era niña. En ese momento, una maestra que enseñaba en su comunidad la invitó a vivir en la casa de su madre. Ella aceptó, con la perspectiva de tener una vida mejor, pero cuando llegó al lugar, estaba destinada a ser una empleada doméstica de la familia y uno de sus deberes, a la edad de once años, era despertarse antes que todos y limpiar un patio lleno de hece de perros.

Ante esa situación, una vez, se echó a llorar y fue confrontada por la hija de la señora de la casa que tenía la misma edad que ella. «Ella dijo que no podía llorar, porque había venido al lugar para hacer lo que ellos no querían hacer. Fue entonces cuando regresé a mi comunidad».

Para Cardoso, que lucha de diferentes maneras por los derechos de su comunidad, un sueño sería que las mujeres negras fueran vistas por la sociedad con los mismos derechos y deberes que las demás. «Mi mayor sueño es que podamos lograr esta equidad», dice ella.

Imagina un mundo sin arrogancia eurocéntrica

Pamela Rocha es maestra de educación infantil y vive en la ciudad de Sorocaba, en São Paulo. Para ella, ser una mujer negra es un proceso de construcción y deconstrucción diaria. Cuando se le pregunta si puede visualizar una sociedad sin racismo, responde:

«No puedo visualizar un mundo sin racismo, pero con un poco de esfuerzo sería un mundo con estructuras completamente diferentes, porque la sociedad se basa en el racismo. No hay forma de disociar a la sociedad del racismo: riquezas, pobreza, comportamiento, pensamientos, enseñanzas fueron todos basado en el racismo «.

«En el mundo de los sueños sería como vivir y ser lo que son con paz y tranquilidad, sin la audacia del otro, de los blancos, sin el eurocentrismo de querer enseñar. De pensar que son mejores, de personas que tienen libertad religiosa y estética , financiera, autonomía. Sería un mundo completamente diferente «, resume.

En el arte tampoco, nada hecho

De todas las mujeres escuchadas, Thamires Vieira, directora y productora de cine, que vive en las afueras de Salvador, Bahía, fue la que más tarde experimentó racismo. Según ella, esto puede justificarse por el hecho de que siempre ha circulado en espacios donde los negros son mayoría: escuelas y transporte público. Pero cuando comenzó a estudiar cine en la universidad, la situación cambió.

«La primera vez que me vi a mí mismo siendo el blanco del racismo, ciertamente estaba allí. No necesariamente sé a qué hora o día, pero comenzar a ser parte de un círculo social e intelectual me permitió sentir el racismo y entender cuán extraño era. «, cuenta.

Dentro de su universo de arte y audiovisuales, señala que a veces es difícil desarrollar temas que no sean la bandera del movimiento negro. Esto se debe a que los blancos realizan muchos procesos creativos y de toma de decisiones. Es difícil verse realmente representado en el arte.

Ella siente y sabe que se pierden innumerables posibilidades debido al racismo, ya sea vida, historia, poder, elección.

«Hemos logrado reinventarnos en muchas esferas, ya sea en emprendimiento, en arte. Creo que hoy ya podemos ser dueños de gran parte de nuestra propia historia. Mi mayor sueño como mujer negra es no tener que enfrentar tanta violencia, especialmente. Este sería mi sueño de liberación «, dice ella.

¿Y en venezuela?

Solcire Pérez, profesora de Letras en la Universidad Central de Venezuela, desde pequeña enfrentó prejuicios por su tipo físico y rasgos afro venezolanos. Ella cree que es necesario luchar contra las marcas del racismo, porque todavía en la infancia comienza la discriminación.

Ella dice que estudió en una escuela con muchos hijos de extranjeros, italianos, portugueses y siempre hubo gestos racistas sobre ella o para ella. A pesar de lidiar con esto desde que era una niña, dice que fortaleció su identidad, sus rasgos, su espíritu indomable, rebelde y de lucha. A pesar de las dificultades, se enorgullece de ser una mujer negra y dice que todos los días busca inspirar a otras mujeres negras para que se sientan orgullosas de su historia.

"Ser una mujer negra para mí es una celebración, porque estoy en constante comunión con lo que soy, de dónde vengo y adónde debo ir. Además, es un compromiso, porque siento que ser una mujer negra hoy me coloca en la tarea de invitar a otras mujeres. las mujeres negras deben saber que ser una mujer negra es una fortaleza".



Edición: Rodrigo Durão Coelho

* Brasil de Fato

Comentarios

Disqus Shortname


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible