Ir al contenido principal

La lucha de un trabajador social hondureño contra la violencia de las pandillas





Las pandillas se aprovechan de la juventud vulnerable, pero un hombre cuya familia quedó devastada por causa de estas organizaciones criminales está brindando a los jóvenes una alternativa.
Para Santiago Ávila, la lucha contra las poderosas pandillas callejeras que aterrorizan a las comunidades de su natal Honduras es profundamente personal. Tenía 19 años cuando su hermano Mauricio, de 16, fue secuestrado, torturado y asesinado por las violentas bandas criminales conocidas como maras.

Pero la tragedia no terminó ahí. El asesinato de Mauricio desencadenó una serie de consecuencias traumáticas que se extendieron a lo largo de muchos años, lo que obligó a la familia a trasladarse de casa en casa en busca de seguridad y, finalmente, obligó a Santiago y a su madre a huir del país para salvar la vida.

“De una semana a otra todo cambió”, recuerda Santiago, que ahora tiene 32 años. “De hecho, mi familia no lo logra superar todavía”.

Historia completa


Comentarios

Disqus Shortname


OTRA INFORMACIÓN ES POSIBLE

Información internacional, derechos humanos, cultura, minorías, mujer, infancia, ecología, ciencia y comunicación

elmercuriodigital.es se edita bajo licencia de Creative Commons
©Desde 2002 en internet
Otra información es posible